Ya me tocaba renovar el ordenador; esta es la crónica de cómo ha sido el proceso.

El nuevo equipo

Procesador: Intel i5 2500k con un disipador Cooler Master Hyper 212 Plus, sobre una placa Asus P8z68-V pro, que cuenta con una memoria de 8 gigas G. Skill Ripjaws 1600 CL7. La tarjeta gráfica es una Gigabyte Geforce 560 Ti. Los datos son alojados en dos unidades: un SSD Crucial M4 de 128 gigas (SATA3) para el sistema operativo (W7 Home Premium x64) y un disco duro también SATA3 de 1 TB WD (caviar blue). Además he montado otros dos discos duros del anterior ordenador: 250 y 200 GB (SATA2). Del almacenaje externo se ocupan otros dos discos: uno de 1 TB WD Elements (para copias de seguridad)  y otro de 80 Gb (para transporte). La unidad óptica (una LG H62N) también es reciclada porque apenas la uso.
La caja es una Antec One hundred con un multilector de tarjetas y una fuente de alimentación Tacens Valeo III 700W modular.

Mi idea inicial era distinta, por ejemplo, quería una unidad SSD OCZ Vertex 3 Max IOPS de 128 gigas y una caja Bitfenix Shinobi. En los dos casos esperé pero no llegaban a reponerlos. Con el SSD existía la posibilidad de pedir la versión normal, la que no es max iops, pero descubrí que hay bastantes problemas con el firmware. Me decanté por la Crucial M4 por las buenas referencias y la relación calidad/precio.

Del montaje, excepto de los componentes que he reutilizado, se han encargado en la tienda, pccomponentes.com de la que hablaré más adelante.

La puesta en marcha (y sus problemas)

El equipo viene dentro de una gigantesca caja que incluye todos los embalajes de los distintos componentes. El ordenador en sí, se encuentra dentro de la caja de la torre. Dentro se incluyen bolsas acolchadas para mantener los componentes en su posición durante el reparto.


Lo único que tuve que montar fueron las 3 unidades (2 discos duros y una grabadora de DVD). No hubo mayor complicación, sin embargo me percaté de que uno de los discos duros nuevos estaba conectado a un puerto SATA2 en lugar de a un SATA3 -la unidad lo es-, así que lo corregí. Días después, al probar, la lectora de tarjetas me di cuenta de que no funcionaba. El conector estaba enchufado a un puerto IEEE 1394, cuando debería estarlo a un puerto USB 2.0 interno. Me han sorprendido estos dos fallos en el montaje, que he pagado, por parte de pccomponentes, ya que para todo lo demás se han comportado con gran profesionalidad.

Luego tocaba instalar Windows y todos los controladores. El primero tardó 15 minutos y todo fue como la seda; El problema más importante vino cuando me di cuenta de que el sistema se quedaba congelado durante 10-20 segundos sobre todo al arrancar el ordenador. Como ya me sonaba el tema no me costó descubrir que se trataba de un problema de la unidad SSD que se solucionó actualizando el firmware.

Instalar el Lucidlogix Virtu me costó un poco más, ya que requiere habilitar la gráfica del procesador en la BIOS, instalar sus drivers (a través de Windows Update puede hacerse) y luego instalar el software de la compañía.

Impresiones de uso

Desde luego lo que más se nota, y mucho, es el uso del SSD, El sistema recién instalado (en un abrir y cerrar de ojos) tarda 17 segundos en cargar Windows 7. Con el software que normalmente uso tarda unos 30-40. En mi anterior ordenador tardaba 2 minutos en tener el sistema cargado y utilizable. Word carga en menos de un segundo. Photoshop y Lightroom entre 1 y 3 segundos. Si puedes comprarte un SSD, ¡házlo!

LA BIOS UEFI es otra maravilla. Fácil de navegar, más intuitiva y con un asistente básico que simplifica mucho las cosas.

El ordenador viejo reciclado a HTPC

El nuevo ordenador ha supuesto que el anterior haya pasado a ser un HTPC que he conectado a la televisión. He usado la misma torre que tenía, fea con malicia, pero se compensa con la funcionalidad que ofrece (y el ahorro que me supone).
Me he decidido por usar XBMC como gestor de los contenidos y un teclado inalámbrico con trackball para manejarlo desde el sofá. Todo el sistema es una gozada para los amantes del cine y las series de televisión. Toda la información es bajada automáticamente de internet. La organización puede llegar a ser un tanto confusa (biblioteca, archivos, fuentes…) pero cuando uno se hace con el manejo solo se puede disfrutar del sistema.
XBMC 9.11: Beta2 Confluence